La estructura del aquí y ahora

La estructura del aquí y ahora

Resumen

Es claro que nuestro sentido de un universo coherente esta en peligro por la crisis de la comunicación. Tiene una importancia capital en la formación de nuestro ambiente físico, espacial, para la aprehensión de los nuevos aspectos de la naturaleza revelados por la ciencia moderna y por encima de todo, en la experiencia de los autores (artistas), que acentúan nuestra percepción de las alegrías y las penas de la existencia. La diferencia entre los estados sólido, liquido y gaseoso se explica por la disposición de los átomos y la proximidad relativa de las moléculas.

De las estructuras inorgánicas a las plantas y los animales; de los movimientos de estos a sus normas de comportamiento social, y hasta en las relaciones humanas, la estructura tiene una importancia fundamental. Inherente a la estructura en espiral de la compleja molécula del ADN es la capacidad que tiene de reproducirse. La estructura es también de importancia primordial para entender nuestros modos de comprensión. Los estudios de los procesos perceptivos y cognoscitivos realizados por los psicología de la Gestalt demuestran que los procesos psíquicos no son resultado de la acumulación de datos aislados que proporcionan los sentidos, sino del funcionamiento coordinado de claramente diseñadas redes de sensaciones, determinadas por leyes estructurales. Un fragmento de arquitectura no es mas que un objeto extraño y desarticulado, que cesa de existir en cuanto se extrae de su ubicación original.

La construcción, entonces, es meramente la imitación de la arquitectura. La técnica pictórica es la de una arquitectura plana y coloreada; no la de la construcción.

La manifestación mas representativa de este interés puede observarse en la arquitectura y en la ingeniería contemporáneas. En la arquitectura estructural, las fuerzas de compresión, tensión, momento y resistencia se convierten en un modelo claramente legible de fuerzas y, al mismo tiempo, en un esquema, tan legible como este, de neutralización de fuerzas: visible y comprensible, demostrativo del carácter y de las propiedades de los materiales con los que se materializan las formas.

Se tenia la esperanza de que al estimular la circulación de las ideas y de los sentimientos, al irse encontrando mas canales de comunicación que interconectaran las diversas disciplinas, al percibir la interdependencia de las partes del mundo como un todo indivisible, los estudiantes detectarían el sentido y las múltiples posibilidades de combinar y reforzar sus conocimientos con el saber de otros campos en virtud de que al mundo, se le considerada un conjunto (complejo) continuo de sistemas estructurales .

La estructura del aquí y ahora

Gyogy Kepes

Expulsados del mundo provinciano, mas pequeño y amable en el que durante siglos las generaciones anteriores a la nuestra se desempeñaron a partir de esa confianza hija de los hábitos, la familiaridad y su sumisa aceptación de los usos y costumbres de su época; los seres de hoy tenemos que enfrentarnos a una cada vez mas amplia gama de acontecimientos, en un mundo desmesurado, extraño, múltiple, plural y cosmopolita global que demanda otras definiciones amén de otras actitudes y otras aptitudes. Para vivir libre y plenamente en este nuevo universo, debemos aprender a delinear sus extraños, novedosos y dinámicos panoramas; para poder discernir en ellos las estructuras armoniosas o no, que pueda captar, comprender y aprender nuestra sensibilidad visual-auditiva y sinestesica, A. R Luria, psicólogo y neurólogo visionario, recurre al los términos sinestesia o sinopsia como tropos que consisten en asociar y coaligar imágenes o sensaciones procedentes de diferentes dominios sensoriales.
Los distintos órganos de los sentidos no funcionan aisladamente, cooperan entre sí, interactúan y se influyen recíprocamente, estimulan o deprimen el trabajo de otro órgano sensorial o de otro grupo de órganos sensoriales. Para organizar consecuentemente nuestras vidas a estas circunstancias.

Hasta ahora, no se a sabido responder a los retos del siglo XX y XXI . Las ciencias nos ha abierto mas puertas y nuevos e inmensos horizontes, pero no hemos logrado utilizar plenamente las nueva tecnología, ni administrarlas sabiamente.

Si admitiéramos honestamente el estancamiento y rezago en el que estamos anclados y que las corazas con que hemos cubierto nuestros ojos, nuestros corazones y nuestras mentes son producto de la apatía, ignorancia y comodidad unas veces, y otras la inercia, y la falta de visión critica, pero principalmente el temor de abolir intereses creados y superar los usos y costumbres, nos han impedido transformar nuestros conocimientos, nuestros sentimientos; por esta razón no hemos sido capaces de estar en sintonía con el siglo XX y XXI si logramos activar las inteligencias y las voluntades así se generaran alternativas y seremos consecuentes con nuestro tiempo.

La mayoría de quienes laboramos en los campos de las humanidades y de las ciencias reconocemos que los últimos ciento cincuenta años han producido la fragmentación de la experiencia, la explosión del conocimiento en muy variadas y circunscritas disciplinas, cada una de ellas con un lenguaje en crecimiento desenfrenado y cada vez mas especifico y parcial.

La acelerada espiral del conocimiento, con su concomitante fuerza centrifuga, nos va separando a unos de otros. Es claro que nuestro sentido de un universo coherente esta en peligro por la crisis de la comunicación. Estamos perdidos en una nueva escala de existencia; en ella, las relaciones que antes nos eran familiares están desarraigadas, lo que aprendimos con gran esfuerzo ya no explica ni define ni resuelve lo que esta sucediendo, los oficios y las en apariencia eternas y legendarias habilidades ahora son fútil folclor y hacen que su cultivo este fuera de lugar de nuestros hábitos y objetivos.

Sin duda, ahora hablamos muchos dialectos diferentes, pero se trata de dialectos del mismo idioma fundamental. Podemos comunicarnos es decir, combinar y reforzar nuestro conocimiento con el de otros seres humanos estimulando la circulación de ideas y sentimientos, encontrando canales de comunicación que interconecten nuestras disciplinas y nos capaciten para ver nuestro mundo como un todo coherente.

Necesitamos de reingeniería para una realimentación y transformación en nuestra escala central de valores, los fundamentos y paradigmas de la anterior ciencia y tecnología no son el basamento del conocimiento contemporáneo y menos aún del futuro conocimiento, la educación tendrá que ser distinta a la del pasado, sus referentes se ubicaran en los actuales escenarios y en las nuevas perspectivas a las que nos enfrentamos en los dominios científico y tecnológico. Es preciso que nuestras inteligencias tiendan puentes hacia estas perspectivas y ofrezcan otras direcciones, otras opciones, con mas alternativas con verídicos significados, con pertinentes sentidos, amén de la humana profundidad de sus modulaciones.

La visión (mental y óptica-auditiva) es un factor básico de la percepción humana. Tiene una importancia capital en la formación de nuestro ambiente físico, espacial, para la aprehensión de los nuevos aspectos de la naturaleza revelados por la ciencia moderna y por encima de todo, en la experiencia de los autores (artistas), que acentúan nuestra percepción de las alegrías y las penas de la existencia. Los autores (artistas) son sismógrafos vivientes, por decirlo así, con una aguda sensibilidad para la condición humana. Registran nuestros conflictos y esperanzas, y su respuesta inmediata y directa a las experiencias sensorias e inteligibles del mundo nos ayuda a concertar una alianza con el presente vivo.

No podemos renunciar a las dimensiones del siglo XX y XXI a las distintas perspectivas, a los triunfos científicos, y tecnológicos porque se lograron a costa de dolor humano o porque aun no son patrimonio de toda la humanidad. Tal vez padeceremos al exponernos a estas nuevas dimensiones, pero tenemos que seguir adelante y afrontar los retos que se nos presentan. Hay dos tareas concretas. En primer lugar, en cada campo del esfuerzo humano debemos avanzar hasta las mas alejadas fronteras del conocimiento posible hoy día; en segundo termino, combinar, intercomunicar y hacer conexiones de todo ese conocimiento a fin de alcanzar el sentido de la estructura, la sapiencia de ver nuestro universo como un todo continuo e indivisible.

La estructura, en su sentido fundamental, es un holograma, es la unidad creada por las partes y las conexiones y articulaciones de las entidades. Es un patrón de cohesión dinámica y coherente en el que nombre y verbo, forma y formar, coexisten y son intercambiables; son fuerzas de interacción reciproca percibidas como una entidad holística espacio-temporal.

No es eludir el tema: separar la idea de estructura de los conceptos estrechamente relacionados de orden, forma, complejidad organizada, totalidad, sistema o Gestalt. Cada época histórica busca y necesita un sextante central de entendimiento. El concepto estructura parece ser el de nuestro tiempo; el único sustrato posible de nuestra visión.

La visión imaginativa mas patente esta orientada hacia la estructura. Cuando las viejas relaciones se derrumban, inevitablemente nuestros esfuerzos creativos buscan nuevos principios ordenadores que puedan reemplazar a los antiguos. En diferentes campos, y por razones distintas, las nuevas relaciones ordenadoras son aceptadas como fundamentales. Los científicos, por ejemplo, han logrado reconocer que las propiedades clave de los diferentes materiales están determinadas por la forma en que están dispuestos (ubicados y organizados) los átomos, unidades básicas de construcción de la naturaleza, y por la sintaxis en que están unidos (relacionados y articulados); y no, como se suponía antes, con arreglo a los componentes elementales del material. La diferencia entre los estados sólido, liquido y gaseoso se explica por la disposición de los átomos y la proximidad relativa de las moléculas.

De las estructuras inorgánicas a las plantas y los animales; de los movimientos de estos a sus normas de comportamiento social, y hasta en las relaciones humanas, la estructura tiene una importancia fundamental. Ya se ha alcanzado un alto grado de conciencia respecto a la estructura, una vez comprendida la estructura molecular que rige los mecanismos genéticos de las formas vivas. Inherente a la estructura en espiral de la compleja molécula del ADN es la capacidad que tiene de reproducirse. En virtud de esta estructura puede haber un programa intrínseco de crecimiento y desarrollo para una variedad infinita de estructuras vivientes.

La estructura es también de importancia primordial para entender nuestros modos de comprensión. Los estudios de los procesos perceptivos y cognoscitivos realizados por los psicología de la Gestalt demuestran que los procesos psíquicos no son resultado de la acumulación de datos aislados que proporcionan los sentidos, sino del funcionamiento coordinado de claramente diseñadas redes de sensaciones, determinadas por leyes estructurales. Las investigaciones referentes a la esencia del lenguaje muestran que sus propiedades estructurales tienen efectos de gran alcance en la manera de pensar. Bertrand Russell opina al respecto: “Por mi parte, creo que, en cierto modo, mediante el estudio de la sintaxis, podemos allegar muchos conocimientos sobre la estructura del mundo.

La experimentación creadora en el campo de las artes ha sacado a luz paralelismos significativos con la investigación científica. Los pintores de principios de este siglo que todavía esperaban y hacían intentos por abarcar la perspectiva completa de la situación contemporánea, buscaban los principios estructurales del arte.

En vez de proponerse una ilusoria representación de lo que podían ver a su alrededor,

inventaron imágenes y formas. Se utilizaron superficies, formas sin correlato y colores puros y elementales carentes de matices emocionales. Juan Gris, un reflexivo pintor de vanguardia de aquel periodo, ha escrito: “La verdadera arquitectura no puede fragmentarse en pedazos, cada uno de los cuales sea autónomo y exista aislado. Un fragmento de arquitectura no es mas que un objeto extraño y desarticulado, que cesa de existir en cuanto se extrae de su ubicación original.

La construcción, entonces, es meramente la imitación de la arquitectura. La técnica pictórica es la de una arquitectura plana y coloreada; no la de la construcción. Se basa en las relaciones entre los colores y las formas que los contienen.” Este apasionado interés por el proceso de construcción de imágenes tiene su gran antecedente en Cezanne, muchos de cuyos sucesores construyeron consistentes y legibles estructuras pictóricas a partir de los datos directos de la sensibilidad mas profunda.

La manifestación mas representativa de este interés puede observarse en la arquitectura y en la ingeniería contemporáneas.

La obra de Pier Luigi Nervi, posee una significación casi simbólica en tal contexto, P L Nervi ha señalado que con las proporciones siempre crecientes de los edificios contemporáneos el problema de la estructura ocupa el primer plano. La estructura ha cobrado tal importancia formal, que se ha convertido en el rasgo determinante de los proyectos arquitectónicos. En la arquitectura estructural, las fuerzas de compresión, tensión, momento y resistencia se convierten en un modelo claramente legible de fuerzas y, al mismo tiempo, en un esquema, tan legible como este, de neutralización de fuerzas: visible y comprensible, demostrativo del carácter y de las propiedades de los materiales con los que se materializan las formas.

Gyogy Kepes cree vehementemente, que podemos construir, partiendo de nuestro rico y polifacético campo de conocimiento estructural, una estructura de estructuras, un nuevo sentido de la interdependencia entre conocimiento y sentimiento, y con ello adquirir una mas aguda y mas profunda conciencia de nuestra propia época histórica. Guiado por esta convicción, durante mas de quince años ha dirigido seminarios en el Institute Tecnologico de Massachusetts, con la participación de científicos, arquitectos, pintores y escultores. Se tenia la esperanza de que al estimular la circulación de las ideas y de los sentimientos, al irse encontrando mas canales de comunicación que interconectaran las diversas disciplinas, al percibir la interdependencia de las partes del mundo como un todo indivisible, los estudiantes detectarían el sentido y las múltiples posibilidades de combinar y reforzar sus conocimientos con el saber de otros campos en virtud de que al mundo, se le considerada un conjunto (complejo) continuo de sistemas estructurales .

Sobre la idea de estructura

La idea subyacente es que la elaboración de estructuras sigue determinadas leyes. Denominamos sistema a esa totalidad legal en la que descubrimos e investigamos estructuras. Lo que sugiere pensar que los elementos de un sistema deben desarrollar formas de relación regulares, coherentes , de ordenamiento comunicacional entre sí, que debemos estudiar.

El problema que trata de dilucidar este planteo conceptual puede expresarse mediante la siguiente pregunta:¿cuáles son las leyes que rigen la estructuración de partes en totalidades? en Organismos, estructuras, máquinas, Wolfgang Wieser afirma que el organismo viviente es la única totalidad para la que representa una demanda intelectual legitima preguntar por su organización.

Pero el problema de la organización tiene, también, un aspecto que autoriza a buscar leyes generales en una multiplicidad de manifestaciones formales: orgánicas e inorgánicas, naturales y artificiales: según Wieser, éste es el motivo fundamental por el cual pueden usarse principios técnicos para ilustrar fenómenos biológicos y viceversa.

Sin embargo, el objetivo de tales comparaciones no puede ser nunca, la “dilucidación” del uno por el otro: sólamente sirve para crear un sistema conceptual general para la descripción de una diversidad; en nuestro ejemplo, “la diversidad de aquellas manifestaciones por las cuales los organismos, sistemas y totalidades se convierten en algo específicamente nuevo en este mundo”.

Quizás por esto Wieser acompaña su texto con una hermosa afirmación de Aristóteles: “la naturaleza mental de las formas es más decisiva que la de la materia”.

KEPES, GYORGY, EDITOR. (R. BUCKMINSTER FULLER, MAX BILL, AND OTHERS, CONTRIBUTORS.) STRUCTURE IN ART AND SCIENCE (Vision + Value Series).

New York: George Braziller,

Free Version y Perceptualización

Roberto Real de León Julia Vargas Rubio Marco Antonio Flores Enríquez