La creatividad

La creatividad

Resumen
En este artículo se presenta una aproximación a la definición de creatividad, teniendo en cuenta que es un concepto compuesto y no simple.
En la sociedad del conocimiento o de la información se ha estudiado la creatividad por la necesidad de realizar diferentes y/o mejores procesos y productos industriales y culturales; el esfuerzo se ha efectuado desde la psicología, las teorías de la educación, la
sociología y la teoría computacional.
En el artículo se analizan, con una mirada sistémica, los cuatro componentes en un campo de acciones mutuas: el individuo en tanto se presenta en su personalidad y tiene unas funciones cognitivas; el medio socio-cultural en la medida en que el ser humano es un ser social y lo social delimita, desarrolla u obstruye elementos del individuo; el proceso que constituye los momentos por los que pasa el sujeto o el grupo creativo, y los productos, que son la evidencia objetiva de la combinación efectiva de capacidades conocimiento y actividades.
Si reunimos todos estos elementos es porque ninguno de ellos por separado da cuenta del proceso creativo, ninguno de los análisis separados puede definir totalmente la creatividad, por lo tanto
la propuesta consiste en mirar el problema de la creatividad y estudiar las relaciones y las interacciones que aparecen entre estos
elementos. El propósito de este esfuerzo es desentrañar el misterio de la creatividad y realizar procesos educativos que permitan fomentarla en el individuo o en los grupos empresariales.
Vale la pena tener en cuenta que el todo es más que la suma de las partes y que el fenómeno de la creatividad nos impulsa a seguir transformando nuestra visión del problema.

Palabras clave
Arte, Creatividad, Funciones cognitivas, Sujeto creativo, Personalidad, Individuo generador.

Componente de definición desde el sujeto
Si la creatividad se mira desde el sujeto, el término se usa de tres
formas: se refiere a personas que expresan pensamientos inusitados, personas que experimentan el mundo de manera novedosa y original, personas que han cambiando
nuestra cultura de una manera valiosa en un aspecto importante; estos rasgos de la persona se estudian cuando preguntamos qué
influye para que alguien sea creativo: si su personalidad o su manera de pensar (operaciones mentales y resolución de problemas).

Rasgos de personalidad
El individuo creativo presenta rasgos complejos en su personalidad, que pueden ser considerados contradictorios. Una de las características de este tipo de personalidad es que el individuo puede adaptarse a circunstancias cambiantes y ser multifacético.
“Tener una personalidad compleja significa ser capaz de expresar la totalidad
del abanico de rasgos que están potencialmente presentes en el repertorio humano, pero que habitualmente se atrofian porque pensamos que uno de los dos extremos es ’bueno’ mientras que el otro extremo es ‘malo’”

Siguiendo a Csikszentmihalyi, la personalidad compleja de un individuo creativo puede tener estas características:
• “Los individuos creativos tienen una gran cantidad de energía física pero también están a menudo callados y en reposo, parecen tener una dosis alta de Eros.

• Los individuos creativos tienden a ser vivos pero también ingenuos.
El coeficiente intelectual no se corresponde con la creatividad, quienes producen una novedad aceptable en un campo parecen capaces de usar
dos formas opuestas de pensamiento: el convergente y el divergente”.

• Un tercer rasgo paradójico es que combinan el carácter lúdico y la disciplina, la responsabilidad y la irresponsabilidad.

• Los individuos creativos alternan entre la imaginación y la fantasía, en un extremo, y un arraigado sentido de la realidad, en el otro. Para lo único que les importa el arte y la ciencia es por ir más allá de lo que ahora consideramos real, y “crear una nueva realidad”.

• Las personas creativas parecen albergar tendencias opuestas en el continuo entre extroversión e introversión.

• Los individuos creativos son, además, notablemente humildes y orgullosos al mismo tiempo, esta dualidad también se puede expresar como un contraste entre ambición y desinterés, o competencia y cooperación. Igualmente, este tipo de individuos por lo general escapa al rígido estereotipo de los roles por razón de género.

• Las personas creativas son rebeldes e independientes, pero han interiorizado un campo de la cultura: el sistema. Una persona que quiera hacer una contribución creativa debe, no sólo trabajar dentro de un sistema de saberes, sino también reproducir dicho sistema dentro de su mente. La mayoría de las personas creativas sienten una gran pasión por su trabajo, aunque también
pueden ser sumamente objetivas con respecto a él.

• La apertura y la sensibilidad de los individuos creativos los expone al sufrimiento y al dolor, pero también a una gran cantidad de placer.

Cualidades cognitivas
Se ha señalado que la mente del creador tiene componentes que lo
identifican. Siguiendo a Nickerson, quien considera los rasgos cognitivos
del sujeto creador, se analizan tres aspectos: las capacidades, el estilo
cognitivo y las actitudes.

Las capacidades
Explicar la creatividad desde el punto de vista de las capacidades es
resaltar lo que las personas son capaces de hacer.
“Las capacidades. A menudo se considera la creatividad como sinónimo de inventiva. Conviene, sin embargo, distinguir entre las capacidades específicamente creativas y aquellas capacidades que se limitan a capacitar al sujeto dentro de campos determinados”

Entre las capacidades que se conocen como relacionadas con la creatividad tenemos:

• Fluidez ideacional: la fluidez ideacional está relacionada con la capacidad de producir gran cantidad de ideas con rapidez y soltura.

• Asociaciones remotas: es una capacidad creativa que se refleja en la
recuperación de información remota asociada con el problema que se
está pensando.

• Intuición: es la capacidad de dar soluciones eficaces partiendo de
poca información. Sin embargo, no se puede considerar como una capacidad creativa sin hacer una investigación seria que permita aclarar la ambigüedad que la rodea.

El estilo cognitivo
Tratar de explicar la creatividad desde el estilo cognitivo es hacer hincapié en los hábitos del procesamiento de información de las personas.

• Explorar el problema: teniendo en cuenta los estudios sobre personas
creativas, se puede considerar que aquellas tienen una conducta exploratoria, son sujetos que exploran muchas alternativas desde un principio.

• Valorar el problema: las personas creativas tienden a reservarse la
valoración del problema y no actúan de modo impulsivo, tienden a penetrar y comprender el problema.

• Pensar en términos contrapuestos: las personas creativas tienden a pensar en términos contrapuestos, pueden saltar de una concepción a otra o de una idea a la opuesta mirando las cosas desde dos caras contrapuestas.

La creatividad es un tipo de actividad mental que no se reduce a lo
puramente individual

• Un estilo cognitivo: el estilo cognitivo se relaciona con la valoración psicológica de la dependencia o independencia de campo. “La independencia de campo, es decir la capacidad y la tendencia a percibir cosas encajadas en el contexto y escondidas parcialmente por éste, podría muy bien fomentar el pensamiento inventivo al ayudar a las personas pensantes a descubrir patrones ocultos”

Pero no se puede considerar sólo la independencia de campo, ya que la dependencia de campo también resulta útil en algunas ocasiones.

Las actitudes
Algunas actitudes están asociadas a las constantes de creatividad en las personas. Éstas son:

• Originalidad: las personas creativas hacen una valoración autónoma de las influencias sociales y, por lo tanto, pueden distinguir mejor lo original de lo convencional, que además les interesa y les atrae.

• Complejidad: la persona creativa tiende a estimar la complejidad, la ambigüedad y la incertidumbre; esto está relacionado con la búsqueda de un orden, algo que no se hace evidente para un observador casual.

• Abstracción: se refleja porque las personas creativas prefieren las perspectivas abstractas, también se puede considerar la manera en la cual se interesan por los grandes problemas de la existencia humana.

• Compromiso: a menudo, las personas creativas están ocupadas en sus trabajos; su compromiso va más allá de su oficio y se entregan a largas horas de trabajo.

• Retroalimentación: aunque no respeta las presiones sociales y los valores convencionales, la persona creativa sí valora las críticas y se retroalimenta con ellas, y espontáneamente hace una valoración de la crítica de sus trabajos.

Reconocimiento de la experiencia ambigua: esta cualidad está relacionada con la complejidad, y la hemos tocado como rasgo de la personalidad; en este sentido, las personas creativas tienen una valoración de la experiencia ambigua y de las posibilidades contrarias en sus actitudes, como también tienen la posibilidad de perspectivas múltiples al respecto.

Componentes de definición desde lo social
La creatividad es un tipo de actividad mental que no se reduce a lo puramente individual como procesos que se producen dentro de las cabezas de las personas, pues para estudiarla es necesario analizar las interacciones entre
los pensamientos y acciones de una persona y un contexto sociocultural; por lo anterior se asume como un fenómeno sistémico, más que individual.
De acuerdo con Mihaly Csikszentmi-halyi, la creatividad se puede analizar como un fenómeno sistémico, para lo cual propone la trilogía campo, ámbito y persona.
En este ensayo se retoma el eje entre campo y ámbito, pertinente para el análisis del componente social:
El campo, que consiste en una serie de reglas y procedimientos simbólicos, y el ámbito, que incluye todos los individuos que actúan como guardianes de las puertas que dan acceso al campo.
Ampliando los conceptos, se puede decir que el campo es un sistema simbólico que hace parte de la cultura y contiene una organización lógica. Además de los sentidos, tenemos nuestras perspectivas sobre la realidad, basadas en información mediada por símbolos. El conocimiento mediado
por símbolos es extrasomático y se agrupa en campos de saberes separados, como el campo de las artes visuales, el campo de la física, el campo de la medicina.
El conocimiento mediado por símbolos “no se transmite a través de códigos químicos inscritos en nuestros cromosomas, sino que debe ser comunicado y aprendido deliberadamente. Esta información extrasomática constituye lo que llamamos cultura”

El ámbito, por su parte, está relacionado con los grupos humanos que se dedican a trabajar en un campo específico, las organizaciones humanas, que funcionan como críticas de la producción en una ciencia o un arte en especial, así como en la producción industrial. Los diversos ámbitos actúan como filtro y ayudan a seleccionar las nuevas informaciones, “los memes a los que merece la pena prestar atención”
Estos ámbitos se evidencian en las organizaciones como la escuela, los círculos de críticos, los comités editoriales de revistas especializadas, entre otros.

Componente de definición desde el proceso

El tercer componente analizado se refiere al proceso de creación. Aunque existen variaciones al respecto, diferentes investigadores han propuesto diferenciar los momentos en los que se presenta el proceso creativo:

• La fase de preparación es aquella en que se reúnen los elementos, es el momento en el que aparece el impulso a la creatividad, es la base amplia en la cual se monta el proceso creativo, y puede estar acompañada de fuertes sentimientos de tensión y angustia.

• La fase de incubación se desarrolla en el inconsciente. En esta fase el individuo está inquieto y puede experimentar sentimientos encontrados, lo que exige una notable tolerancia a la frustración.

• “La fase de visión está constituida por la vivencia del ¡Ajá! y del ¡Eureca! Es un momento totalmente ajeno a la libertad; en él, el material acumulado durante la fase incubatoria se transforma en un conocimiento claro y coherente que aflora de forma repentina. Como tal experiencia suele ir acompañada de sentimientos muy fuertes, el individuo no preparado a menudo la arrincona o la frena… El individuo no creativo no puede alcanzar la fase de visión porque le
faltan los supuestos de la fase incubatoria. Las experiencias están atadas a categorías estereotipadas”

Este momento está acompañado de sentimientos de alegría y euforia.
La fase de verificación es en la que se configura la nueva visión hasta adecuarse a las exigencias del individuo, del área y del entorno, razón por la cual es importante la concentración.

Las estrategias
En el análisis de los procesos creativos, algunos autores han sugerido que estos dependen de las estrategias para la resolución de problemas; las estrategias pueden ser comunicadas y aprendidas.
Algunas de ellas son:

• Búsqueda de alternativas: una recomendación está dirigida a la consideración de muchas alternativas antes de llegar a una conclusión. Así se evita emprender un trabajo en una dirección abiertamente convencional.

• Analogías: “N Bronowski (1965) ha puesto de relieve la importancia del razonamiento analógico tanto en las ciencias como en las artes. Nos dice que la capacidad de ver semejanzas que se nos escapan a la mayoría de nosotros constituye el sello de la persona verdaderamente creativa”

• Torbellino de ideas: el torbellino de ideas es una técnica utilizada para la solución de problemas en grupo, ideada por Osborn (1963). Se lleva a cabo en un grupo al que se le pide dar rienda suelta a las ideas, sin críticas ni negaciones, para luego elegir una de ellas, a partir de la cual se construirá la solución.

Si se ha de consolidar una posición docente para fomentar la creatividad o la competencia propositiva, se requiere de estas estrategias en un ambiente de grupo.

Componente de definición desde el producto

Cuando se define la creatividad desde el punto de vista del producto, se tiene en cuenta que se parte de sus manifestaciones, y que éste se entiende como los objetos físicos o conceptuales, y/o los procesos en cualquiera de las actividades productivas y culturales del ser humano.
La definición de producto la encontramos en el texto Enseñar a pensar:
“El concepto de producto creativo parece constituir la noción primaria de la familia producto creativo / persona creativa / creatividad: El término ’producto’, empleado aquí incluye, aunque no exclusivamente, aquellos tipos de productos considerados normalmente como ocasiones de creatividad –obras de arte o filosóficas, teorías científicas, etc.–. O sea, que podría ser también un producto creativo una conversación ingeniosa, un jardín innovador, un estilo de vida.

Los productos creativos son definidos como unos productos originales y adecua dos (Jackson y Messick, 1973). Son necesarias ambas condiciones. Un producto perfectamente adaptado que careciese de originalidad no podría ser considerado creativo. Y un producto inadecuado para su contexto, por original que fuese, no podría ser considerado creativo, o al menos no lo sería en relación con ese contexto. La originalidad y la adecuación son, por supuesto, suma mente relativas respecto del contexto, pero ése parece ser el carácter del concepto de creativo en general, por lo cual es muy difícil mejorar esta formulación, esquemática y un tanto abierta”

Se requiere, pues, tener en cuenta los rasgos distintivos de un producto para poder realizar en él los cambios novedosos y, en el caso de los grupos empresariales, orientar posibilidades de renovación y adecuación a nuevas circunstancias socioeconómicas.

Conclusión
Hasta este punto se han revisado los cuatro componentes de un concepto tan
complejo como la creatividad. Se ha pasado por el sujeto, con sus cualidades personales y sus procesos cognitivos, y se hace énfasis en que el sujeto está inmerso en lo social y responde a estas condicionantes positivas y negativas; además se reconoce la importancia de conocer el proceso creativo y estar dispuesto a sentir las dificultades en el camino, y por último se aplica el análisis
a la necesidad de reconocer los valores de un producto específico en el cual se hacen realidad las transformaciones que se han meditado y experimentado en el proceso.
La propuesta es tener una mirada sistémica sobre la creatividad que, al hacer claridad en los elementos, pueda realizar una comprensión del concepto (en este caso, como totalidad), que es más que las partes.
Al ser un fenómeno que tiene componentes tanto intangibles los procesos mentales y los conceptos como tangibles en el sentido de las organizaciones sociales y los materiales y cualidades de un producto, la creatividad requiere de un análisis con una estructura teórica compleja.
Por esto sería necesario pensar en las relaciones de estos conceptos y, por ende, mejorar en el sentido de la comprensión del fenómeno de la creatividad, para luego aplicarlo a los procesos educativos.

Bernardo Bustamante C.

Profesor del Departamento de Artes Visuales

Facultad de Artes

Universidad de Antioquia
Cuadernos de arte y pedagogía

Links:

http://artes.udea.edu.co/documentos/arte_y_pedagogia02.pdf

http://museosvirtuales.azc.uam.mx/estudio-de-arquepoetica/akademos/sinectica.html